formulario de newsletter

Suscribite

Twitter Feed
926 Following
779 Followers
Una temporada más en un año muy complejo para muchos de nosotros. https://t.co/mvMOFlQLoR
21 days ago
🗣#HABLEMOSDETRANSPORTE Hablamos con el Director de la @dinatranpy y nos comenta sobre la liberación de horarios de… https://t.co/bNEc9DokYt
49 days ago
Informan desde el Viceministro de Transporte que desde éste lunes 29, la empresa Aldana S.A. (TTA) cubrirá el itine… https://t.co/8ppbqceYzf
54 days ago
Reajuste de la Tarifa Técnica se mantiene el precio del pasaje para los usuarios https://t.co/xsB0XU2dlz https://t.co/r1PHVSXyQH
57 days ago
Requisitos para ingresar a Paraguay y a la Argentina. ➡️Ficha de Declaración de Salud del Viajero PARAGUAY:… https://t.co/2bKQnDxhky
64 days ago

Vimos y vivimos, la tormenta que inundó Asunción

El diluvio del 10 de Mayo del 2019, en pocas horas inundó Asunción capital de la República de Paraguay, día que quedará en el recuerdo de miles de personas.

El equipo de El Mundo del Bus rumbo a Bs.As. El 9 de Mayo, abordó la unidad 1015 de NSA que salió puntualmente a las 17,30 Hs. En una hora ya estábamos en frontera y como nunca tardamos 27 minutos en pasar, ya en territorio Formoseño la noche había caído y entre el numeroso tránsito característico de la zona el 1015 empezó a comerse los kilómetros, quedarían para recorrer más de 1.200 para llegar a destino, Terminal Retiro Bs. As.

No pasó mucho tiempo más que el cielo comenzó a quebrarse con la luminosidad de los relámpagos donde nos dejaba apreciar las oscuras nubes que venían hacia nosotros lentamente y con la plena intención de hacernos pasar una noche complicada, pero teníamos un destino y allá íbamos, el cielo se había vestido de tormenta y de las grandes.

Mientras que la azafata servía la cena con una sonrisa, por las ventanillas se apreciaba como los rayos dibujan el horizonte, mientras que uno de los choferes que se había dispuesto a descansar un rato, al ver el panorama y que comenzaba a llover, se levanta y se dirige a la cabina, fin de la cena y como de costumbre se apaga la luz interior, la tormenta se desata, la ruta a oscuras y con la gran cantidad de agua que cae se reduce la visibilidad a tal extremos que en partes el conductor baja la velocidad a unos 30 Km/h.

Ya avanzada la noche nos encontrábamos solos en la inmensa oscuridad con una tormenta activa como queriéndonos devorar, que irrumpía de a segundos con una batería de relámpagos mostrándonos los campos inundados del norte Argentino, mientras que la mayoría de los pasajeros dormían en paz, los conductores del 1015 atentos a cada detalles que se les presentaba en la ruta, pudimos apreciar la maestría y el aplomo de excelentes profesionales que a pesar de las circunstancias nada favorables los pasajeros no tuvieron ningún resalto, no hubo maniobras bruscas a pesar de la furia desatada que nos rodeaba.

El 1015 baja la velocidad al máximo y enciende las luces de precaución, adelante distintos vehículos parados, comenzaba a verse los accidentes, un camión volcado, mordió la banquina, se desgobierna y se dirige al campo a los tumbos y allí quedó volcado con su carga desparramada, los equipos de emergencia ya estaban en el lugar, nuestro bus pasa a baja velocidad y el comentario surge, el chofer nos mira y nos comenta, estas situaciones se vuelven más peligrosa con los curiosos que se paran en la ruta con el riesgo que otro vehículo los lleve por delante, esta es una de las formas que se ocasionan accidentes múltiples, pero no iba a ser el único episodio de estas características por el cual pasaremos.

Largas fueron las horas de alerta constante de los dos conductores de NSA, y varias provincias Argentina bajo el agua, pero la madrugada ya terminaba y la claridad de la mañana nos dejó ver que quedó atrás esa feroz tormenta y sin saber para dónde se dirigía y dejándonos suponer que también había cesado, mientras la azafata saluda a los pasajeros y anuncia el tan oportuno desayuno, un exquisito café mientras el 1015 ileso recorre los últimos Km.

10 de Mayo Bs. As. Terminal de Retiro, llegamos a nuestro destino y la tripulación con una sonrisa saluda a cada uno de los pasajeros, que la mayoría de ellos ni se enteró por lo que estos conductores pasaron, mientras que nosotros quedamos a la espera para sacar esa foto que ya se hizo costumbre, con el bus y esos tres trabajadores que transportan ilusiones, esperanzas, personas.

De esta manera el equipo de El Mundo del Bus vivimos y vimos la tormenta que horas más tarde inundaba ASUNCIÓN y otras ciudades de Paraguay.    

Total
0
Shares
Related Posts
Total
0
Share